Miss-Kopy-cuatro-preguntas-copy-pagina-inicio-maximas-conversiones

Ah, la misteriosa página de inicio. Es como una manifestación digital de la temida primera entrevista para un trabajo.

Los nervios están a flor de piel. Las primeras impresiones son clave. Y a ti te toca mostrar la mejor versión de ti misma… Si no quieres que…

Vaya.

¿Si no quiero qué? Bueno, pues una falta de conversiones, por ejemplo.

Deja que haga un paréntesis educativo…

Cuando hablo de “conversiones”, me refiero a que en lugar de tener un visitante que se pasee por todas las páginas de la web y que explore tus ofertas, vaya directamente al botón de “Volver a Google” o al botón “Sácame de aquí”.

Eso es una conversión fracasada.

Una conversión no es más que una acción exitosa que hace alguien.

Yo no te recomendaría que partieras con la idea de que la página de inicio convertirá a los desconocidos en compradores o clientes.

Eso es mucho esperar teniendo en cuenta que acaban de conocerte. Y si eres una emprendedora con un negocio que se basa en la oferta de servicios y pides que te compren en la página de inicio… Bueno, es que a menos que seas una experta en conversiones gracias a tu don de palabra, estarás corriendo el riesgo de parecer un poco desesperada.

En lugar de eso, piensa en tu página de inicio como un generador de leads. Su objetivo es convertir a los gélidos desconocidos en leads interesados dispuestos a explorar lo que estás ofreciendo.

Cerramos paréntesis.

Vale, bueno, los entrevistadores; esto, digo, visitantes; tienen preguntas. Preguntas importantes y decisivas que determinarán tu futuro colectivo.

¿Cuáles son esas preguntas? ¿Y cómo puedes responderlas correctamente?

En primer lugar y lo más importante es que quieren saber si están en el lugar adecuado. O si se han equivocado de desvío y han acabado donde no toca.

A veces pasa, a todos nos ha pasado.

Así que, tu primer trabajo es convencer a tu público objetivo de que sí, que sí están en el lugar adecuado. Qué leñes, ¡que están en el lugar PERFECTO!

Esto lo puedes conseguir respondiendo a las cuatro micro preguntas implícitas en la “¿Estoy en el lugar correcto?”.

Y esas preguntas son:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué haces?
  • ¿En qué puedes ayudarle?
  • ¿Por qué tú?

Una buena página web responde a todas estas preguntas con una propuesta de valor firme y persuasiva.

Centrada en la brevedad, la dulzura y la estrategia, una propuesta de valor directa a las necesidades emocionales de tu público para crear un copy que les atraiga y que conecte con ellos.

Por ejemplo, ahora mismo, mi propuesta de valor es:

Utilizo palabras que sorprenden y creo textos con un toque canalla.

Además de ser una experta catadora de chucherías de todo tipo, me especializo en extraer la habilidad que te diferencia de los demás, la convierto en un conjunto de palabras entretejido estratégicamente  y lo remato con el poder de la persuasión para llegar directamente al corazón de tus clientes.

Combino el copywriting creativo, las estrategias de storytelling y mi toque canalla para ayudar a negocios como el tuyo a contar su historia y explicar su oferta con una originalidad irresistible.

Estas son las primeras palabras que ve alguien cuando visita mi página web. Estas, muy adrede, les cuentan a mis visitantes quién soy, qué hago, cómo puedo ayudarles y por qué deben elegirme a mí.

Tu propuesta de valor puede ser más corta o más larga que la mía (yo optaría siempre por tirar a lo más corto, sinceramente), pero mientras responda a estas cuatro preguntas, adelante.

¿Tienes más dudas?

Por ejemplo…

  • ¿Qué otro copy deberías incluir en tu página de inicio?
  • ¿Cómo de largo tendría que ser el copy de tu página de inicio?
  • ¿Cómo puedes escribir una llamada a la acción eficaz?
  • ¿Cómo puedes optimizar las conversiones de tu página de inicio?

Pues no te preocupes porque iré hablando de todo esto y mucho más tanto en el blog como en mi perfil de Instagram.

¿Nos vemos por allí?